HOY

Hace aproximadamente un mes escuché una frase que no he podido dejar de repetirme, “casi morir no cambia nada, morir lo cambia todo“. Al principio tuve la sensación de haber encontrado la forma de expresar lo que casualmente venía pensando hacía días.

Durante el letargo, la vida se ha hecho tan distinta. Aprendí esas cosas que se dicen con facilidad. Cosas que todos oyen. Que todos creen que deben ser las que funcionan. Pero aprendí su verdadero significado. Hallé otra dimensión. Otro sentido de vida. Otra misión. Había más entereza, más motivación, incluso menos dolor. Cambié al lado de la relatividad. Y descubrí lo único importante: vivir.

Pero al despertar, regresamos a un mundo que no había cambiado en absoluto. Comprobé amargamente que todo aquello que aprendí. La otra dimensión. El otro sentido de vida. Todo fue una quimera. Y poco a poco todo parecía ser como antes. Ahí encajé que “casi morir no cambia nada”.

Y cuando te dije aquello, tú, como siempre, me devolviste lo que creía perdido. Me enseñaste que casi morir lo ha cambiado todo. Que sí hay otra dimensión. Que ahora sí estamos del lado de allá. Del que te hace más feliz. Por encima del dolor, que sólo es parte del vivir. Sólo parte. Que hay mucho más. Que queda mucho más. Pero que hoy ya es victoria.

Gracias por regalarme esta vida.

Anuncios

2 comentarios to “HOY”

  1. Las palabras de alquiler casi mueren, y me alegra ver que siguen acompañándonos de cuando en cuando. Gracias.

  2. Me alegra escucharte (así me parece) de nuevo. Las noches de insomnio son bastante fructíferas, y ésta me ha regalado saber que alguien que tan bien escribe vuelve a compartir sus palabras, en alquiler.
    Difícilmente alguien ha cambiado por casi morir, porque el cambio es una actitud continua y constante, y es tu actitud después de lo ocurrido lo que realmente te hace cambiar. Ser sensible a ese aviso y valorar la vida, en lo que realmente te importa, es el reto de una casi-muerte, o de una casi-ruptura, o de una casi-discusión. Por suerte o fortuna el olvido cura y estropea, sana las más fuertes heridas y puede destrozar los más firmes propósitos, inclusos los que nos casi-hacemos.
    Ciertamente, al hilo de lo que dices, la vida se vuelve más básica cuanto más la vives; cuanto más cerca piensas que puede estar tu muerte más puedes valorar lo que es simplemente vivir.
    Parece imposible llegar a la ecuación que explique todo lo que nos pasa. Parece inherente a la vida la inquietud por no saber qué sentido tiene, y que resolver ese enigma le quitaría sentido a la vida misma.
    Quizás el viaje no sea hacia ninguna parte, quizás tengamos simplemente que mirar hacia el “hoy”, nosotros, ahora; quizás simplemente sentirnos bien con nosotros mismos sea objetivo más que suficiente para esta vida.
    Como te dije, me alegro mucho de volver a escucharte.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: